El Juzgado Mercantil de Tarragona perdona una deuda de 37.985 euros a una mujer cuya insolvencia tuvo su origen en el impago de la manutención de sus hijos por parte de su exmarido

El Juzgado Mercantil de Tarragona perdona una deuda de 37.985 euros a una mujer cuya insolvencia tuvo su origen en el impago de la manutención de sus hijos por parte de su exmarido

Solicitó tarjetas de crédito y préstamos y las entidades bancarias se negaron a renegociar pese a su voluntad de pagar

El Juzgado Mercantil número 1 de Tarragona ha perdonado una deuda de 37.985 euros a una vecina de dicha ciudad que se vio inmersa de una situación de insolvencia debido a que inicialmente su exmarido no abonaba la manutención de sus dos hijos establecida durante el divorcio, por lo que tuvo que solicitar tarjetas de crédito y préstamos para salir adelante. Así, el juez aplica la Ley de la Segunda Oportunidad a la clienta de Bergadà Asociados y, por lo tanto, le exonera del pasivo insatisfecho.

En cuanto a los hechos, estos se remontan al divorció de su marido. Pese a establecerse por convenio regulador que el progenitor debía de pasar una determinada cantidad mensual, éste estuvo un largo periodo de tiempo sin pasarle cantidad alguna.

Esto provocó un grave perjuicio económico en el entorno familiar de la mujer, ya que se llegaron a adeudar hasta 20.000 euros que, pese a los intentos de reclamación, nunca fueron reintegrados en su totalidad. “Habíamos acordado pagar conjuntamente las actividades extraescolares, el material del colegios y cuestiones importantes como el dentista. Primer empezó a dejar de pagar su parte en esto y luego también la manutención que se había establecido”, recuerda.

Por este motivo, durante dicho período de tiempo la mujer tuvo que vivir en una situación precaria, lo que provocó que para seguir con el sustento de sus hijos tuviera que solicitar tarjetas de crédito para poder hacer frente a los gastos básicos del mantenimiento del núcleo familiar, así como préstamos. “Llegaba la época de comprar los libros y solicitaba una tarjeta de 400 euros porque era muy fácil hacerlo. Recuerdo que unas navidades solicité otra porque no tenía con qué comprarles a mis hijos los regalos. En seis años alcance una cifra de unos 30.000 euros de deuda con diferentes entidades a las que había solicitado tarjetas y préstamos con intereses abusivos. Personalmente, subsistía como podía”, expone la clienta de Bergadà Asociados.

Paralelamente, en el año 2020, y tras la crisis originada por la pandemia, estuvo un tiempo desempleada, ya que la empresa donde trabajaba tuvo que cerrar al haberse visto afectada por la crisis del Covid-19. En ese momento, la mujer tuvo que volver a solicitar ayuda económica a entidades financieras y a familiares, ya que sus ingresos no le permitían poder hacer frente al mantenimiento del núcleo familiar. “Todo ello derivó que estuviera en una situación límite”, explica la abogada que ha llevado el caso y socia fundadora de Bergadà Asociados, Marta Bergadà.

En el 2021 encontró trabajo en otra empresa e intentó, a duras penas y con gran ayuda de parte de sus familiares, cumplir con todas sus obligaciones de pago. De este modo, intentó buscar una solución y evitar que la situación empeorase más, pero pese a intentar renegociar las deudas con las entidades bancarias, estas no le ofrecieron ninguna facilidad. “Nuevamente, los bancos priorizaron sus intereses antes que proporcionar solución a un cliente que, evidentemente, estaba en una situación complicada pero que quería hacer frente al pago de sus deudas“, comenta Bergadà. Por su parte, la mujer comenta que “no me quisieron reunificar mis deudas y yo ya me veía en un callejón sin salida, porque hasta el 2028 y 2029 no finalizaban esas tarjetas y préstamos. Era insostenible“. 

Toda esa situación generó un gran derrumbe en la vida de la mujer, junto a un gran estrés, lo que provocó que empeorase su estado de salud. Además, a día de hoy convive con sus dos hijos y, aunque en la actualidad ya percibe la manutención mensual por parte de su exmarido, ambos están totalmente bajo su cuidado, teniendo que sufragar la totalidad de los gastos que se generan así como los de la vivienda donde residencia.

Pero en marzo del año pasado todo empezó a cambiar cuando descubrió la Ley de la Segunda Oportunidad. “Un día estaba mirando Instagram y me apareció un anuncio de un despacho. Llamé a un par y en los dos me dijeron por teléfono que me podía acoger a ella, pero no me dio confianza el hecho que no se reunieran conmigo. A los pocos días, a la abogada que llevó mi divorcio le expliqué que no llegaba a final de mes porque estaba ahogada con las deudas y me comentó que tenía un conocido el cual había sido cliente de Bergadà Asociados y le habían perdonado su deuda, por lo que estaba muy contento con Marta Bergadà y su equipo“, comenta.

De este modo, en abril se puso en contacto con el despacho ubicado en Agramunt y se estableció una primera reunión. En ella, y con la documentación aportada, se vio que era deudora de buena fe, por lo que se inició el procedimiento. “Recuerdo que me transmitieron mucha tranquilidad y paz, y desde el primer momento supe que iban a estar a mi lado”, indica. Y trascurridos unos 10 meses, recientemente, el titular del Juzgado Mercantil número 1 de Tarragona perdonó una deuda de 37.985 euros a la clienta de Bergadà Asociados gracias a la Ley de la Segunda Oportunidad. “Cuando me comunicaron que me habían exonerado el pasivo insatisfecho vi la luz y empecé a respirar con tranquilidad”, añade.

Asimismo, expone que “ahora podré dedicarme más a mí y a mi salud, tanto física como mental, ya que podré tener una gran tranquilidad. Esto también va a beneficiar a mis hijos de manera directa, ya que, con mucha ilusión, por ejemplo, podré comprarles ropa cuando quieran algo y sin tener que poner excusas para no hacerlo. En definitiva, vamos a poder tener una vida normal“, concluye la clienta de Bergadà Asociados.

Por su parte, la abogada Marta Bergadà explica que “hay muchas personas que se encuentran en una situación de insolvencia y ahogadas por las deudas por culpa de sus exparejas, la cuales han dejado de pagar la manutención de sus hijos, teniendo que hacer frente a solas a todas las adversidades. Han de saber que la Ley de la Segunda Oportunidad, junto a un buen asesoramiento legal, es clave para dejar el pasado atrás y quitarse esa pesada mochila de deudas que los acompaña”.

Related Posts

Leave a Reply

Suscríbete al Blog



Artículos recientes

¿Cuáles son los efectos de la exoneración del deudor principal sobre el fiador, el avalista y el hipotecante no deudor?
¿Cuáles son los efectos de la exoneración del deudor principal sobre el fiador, el avalista y el hipotecante no deudor?
abril 19, 2024
Perdonan una deuda de 42.838€, que incluye parte de deuda pública, a una vecina de Tàrrega cuyo origen fue la inversión para la apertura de una pizzería que no llegó a abrir a causa de la pandemia del coronavirus
Perdonan una deuda de 42.838€, que incluye parte de deuda pública, a una vecina de Tàrrega cuyo origen fue la inversión para la apertura de una pizzería que no llegó a abrir a causa de la pandemia del coronavirus
abril 15, 2024
¿Cuáles son las obligaciones del deudor con el juzgado durante el periodo del plan de pagos?
¿Cuáles son las obligaciones del deudor con el juzgado durante el periodo del plan de pagos?
abril 12, 2024

¡Podemos ayudarte!

Si necesitas ayuda, por favor ponte en contacto con nosotros a través de nuestro formulario o llámanos.

93 135 33 3391 109 49 33

info@bergadaasociados.com Lun – Vie 08:00-15:00

Quiénes Somos

Somos una Asesoría Jurídica formada por profesionales epecializados en todos los campos relacionados con la Ley de Segunda Oportunidad.

Nuestra pasión por el trabajo que realizamos, se refleja en los innumerables éxitos cosechados y en el aprecio de nuestros clientes. Un reconocimiento fruto de la dedicación, experiencia, conocimiento y empatía que ponemos en cada caso.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?